“Mis expectativas son seguir entrenando y compitiendo mientras tenga ganas y me encuentre bien”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Me encantaría tener gente, dar clase y poder hacer competidores. No me quiero quedar con todo lo que sé”

 

 Deportes

JULIO 2008

 

 

Oscar Fernández. Judoka

G.M. Torrecerredo (Gijón)


Foto cedida por Oscar Fernández

Oscar Fernández
Judoka

Estamos ante un deportista impresionante en todos los sentidos. Por su físico privilegiado, por su interminable palmarés, por su sacrificio mantenido durante tantos años fuera de su tierra para practicar el judo, y por su compromiso y denuncia de lo que en Asturias falla y debe cambiarse para que el judo de competición asturiano no siga siendo un monólogo de Óscar Fernández. Texto: Gerardo Calvo

La fuerza en su favor

Dos veces campeón del mundo de sambo, cinco medallas nacionales, subcampeón olímpico universitario, cinco medallas europeas… No caben aquí todos los logros que Óscar acumula en su carrera, pero sí que puede caber cómo los ha conseguido, cuánto le han costado, y de qué manera piensa él que su legado se puede extender, para que muchos otros puedan seguir sus pasos.

-En 2007 estuviste lesionado. ¿Qué balance haces de lo que va de este año?
-De momento bueno, puesto que en judo estuve casi todo el año pasado sin competir debido a la lesión de tobillo, y aunque llevaba desde el 2000 haciendo finales, fue el primer año que no conseguí medalla en el campeonato de España absoluto.
Este año empecé bien, volví a quedar campeón de España, estuve compitiendo en el circuito europeo, y aproveché para entrenar un tiempo en Alemania, que me vino muy bien. Poco después del circuito empecé los entrenamientos para el campeonato de España de sambo, que gané precisamente aquí, en Gijón. Recibí la Insignia de oro de la federación como mejor luchador de todos los tiempos, y el trofeo al mejor luchador del campeonato.
La espina que tengo clavada este año es la olimpiada, porque no me han dado opciones a hacer salidas fuera de España para luchar por una plaza. Mis compañeros hicieron en el 2007 cuatro salidas, y este año otras tantas, y yo sólo he tenido dos este año. He pagado un poco la factura del año pasado.

-¿Piensas volver a intentarlo de cara a Londres 2012?
-A día de hoy no sé si seguiré otro ciclo olímpico completo. Voy a seguir trabajando y decidiré en función de cómo responda año a año. Mis expectativas son seguir entrenando y compitiendo mientras tenga ganas y me encuentre bien.

-¿Dirías que ahora a tus 30 años, estás en tu mejor momento?
-Indudablemente, sí. Llevo un año viviendo en Asturias, entrenando con mi padre y dice que nunca me había visto así físicamente. Y psíquica y mentalmente lo mismo, creo que estoy pasando una buena madurez. Estoy tranquilo en los campeonatos, compito a gran nivel, me da tiempo a pensar, no me agobio… y me encuentro muy bien, por eso me da pena lo de Pekín.

-¿Echabas de menos vivir en Asturias?
-Pues sí, yo soy muy casero, me encanta vivir en Asturias, aunque con 19 años me fui a Madrid para entrenar, donde estuve cinco años, después me marché a Alicante, donde estuve otros cinco años con la campeona olímpica Isabel Fernández, y Javier, su marido y entrenador. Y todo esto fue por el judo, por lo que si no sacaba resultados era una pérdida de tiempo. Por eso en cuanto he podido he regresado a casa que es donde mejor estoy, aunque haya menos medios para la práctica del judo. Lo demás lo suplo con una preparación física más intensa, y de vez en cuando cogiendo el coche y yendo a entrenar a Vigo, Madrid o Portugal. De momento me va bien así. Quizá el hecho de estar en casa me da más estabilidad, que al fin y al cabo es lo que cuenta para luego rendir mejor. (...)


Entrevista completa en la edición de papel


Volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Sinceramente creo que Torrecerredo ha marcado una forma de hacer montaña. Fue fundado por hombres como José Ramón Lueje, y reunió a montañeros muy destacados de Asturias”

 

G.M. Torrecerredo (Gijón)

Lo cierto es que son los “abuelos” del montañismo asturiano. Tras setenta y cinco años promocionando el deporte más emblemático de la región.
En 2007 celebraron su aniversario. La publicación de un libro con su historia es un homenaje a todos aquellos que han pasado por el Grupo.


Foto: L.G.

Amador Fernández
Presidente del
G.M. Torrecerredo

La veteranía es un grado

Amador Fernández Carnero, actual presidente, se muestra orgulloso de la trayectoria del Club, de los logros montañeros y sobre todo del clima que se ha conseguido crear tanto entre los socios como entre los allegados.

-Torrecerredo cumple setenta y cinco años. Eso es toda una vida dedicada a la montaña...
-Bueno, afortunadamente nosotros no hemos vivido los setenta y cinco años del Club, porque si no a estas horas estaríamos con un pie más allá que acá (risas), pero yo particularmente he vivido el Club desde hace cuatro décadas y la verdad es que siempre hemos sido una referencia a nivel asturiano en este deporte. Por eso nos gustaría mantener ese nivel de seriedad o de calidad deportiva que siempre tuvo el Torrecerredo.
Son muy gratos esos cumpleaños. En un momento como el actual, en que las sociedades de montaña están un poco en crisis, es importante saber que nosotros gozamos de buena salud.

-Lo cierto es que habéis movido muchas cosas en torno al deporte de montaña y al esquí.
-Es verdad que en el concejo de Aller fuimos los primeros en empezar. La primera instalación de lo que hoy es el Puerto de San Isidro fue el refugio de Torrecerredo, allá por el año sesenta, cuando todavía no había ni estación ni nada. Y a partir de entonces nació todo lo demás. No quiero decir que haya nacido en torno a nosotros, pero sí fuimos los primeros en decir que el puerto reunía condiciones para el esquí.

-¿Crees que Torrecerredo a lo largo de sus años ha marcado una manera de hacer montaña?
-Yo sinceramente creo que sí. No es que me ciegue la pasión, pero Torrecerredo fue fundado por hombres como José Ramón Lueje, y reunió a montañeros muy destacados de Asturias. Las primeras publicaciones sobre el montañismo y los primeros mapas los hicieron miembros de Torrecerredo. Lueje fue el primero en levantar el mapa del macizo del Cornión, y Mario Argüelles fue el primero en levantar el de Ubiña. Luego vinieron personas como Juan Delgado, autor de una estupenda monografía de Ubiña. La revista Torrecerredo cumplió un papel fundamental a lo largo de la historia de la montaña en Asturias. En ese sentido sí creo que hemos sido una referencia.

-Las semanas de montañismo también son muy esperadas. Siempre hay invitados de categoría internacional.
-Sí llevamos treinta y dos años organizándolas. En este sentido, creo que son de las más antiguas de España, y quizá de las de más nombre. No hay que olvidar que cada actuación en el Jovellanos supera las mil personas diarias. Eso es mucho trabajo.

-No es un buen momento en general para los clubes de montaña, que pierden asociados. ¿Cómo ves el futuro?
-Pues la verdad es que sí: los clubes de montaña están un poco en crisis. Hace poco estuve en una asamblea de clubes que organizó el grupo Peña Lara de Madrid, con motivo del 75 Aniversario de la Federación del Grupo de Alta Montaña, y estuvimos hablando varios representantes de clubes españoles. Parece que todos encontraban lo mismo: que se va a menos. A pesar de esa situación general, curiosamente nosotros estamos yendo a más. (...)


Entrevista completa en la edición de papel


Volver

 

 

 
   

No actual   Nos anteriores  I  Contacto  I  Quienes Somos  I  Aviso Legal  I  Política de privacidad  I  Suscríbete

I  © Diseño y alojamiento: Fusion10.net  I