La comunidá cántabra allúgase nuna encruzixada de trés llendes idiomátiques: la del asturianu, la del castellanu dende’l sur y la de les influencies más o menos directes del vascu dende l’este.

 

 Opinión

JUNIO 2008

 

 

 Opinión. La llingua asturiana en Cantabria

  Comentarios. Costes (razonables) que hay que asumir

  Tema del mes. La Ley de Asturianía a debate

 

 

Opinión

La llingua asturiana en Cantabria

Por Xaviel Vilareyo y Villamil

Más de la mitá occidental de la Comunidá de Cantabria, hasta’l ríu Miera, pertenez idiomáticamente al ámbitu de la llingua asturiana en concretu al so dialectu oriental. La rexón de Trasmiera y la fastera sur campurriana pertenecen al territoriu del castellanu anque con nicios o restos del asturianu. Nel valle del Pas la llingua tien elementos peculiares de metafonía. Les zones que meyor conserven la llingua asturiana son La Llébana y los valles interiores del Nansa, Saya, Besaya y Pas.
El dialectu oriental de la llingua asturiana tradicionalmente nomáu montañés ye la modalidá llingüística autóctona del occidente de Cantabria (Las Asturias de Santiyana), que tamién lo ye de la parte más oriental d’Asturies y de delles zones del norte de Lleón (Sayambre, Valdeón), norte de Palencia y sur de Salamanca. El romance asturlleonés evolucionó directamente del llatín nestos territorios con un desarrollu al empar que nel restu de zones del dominiu llingüísticu del asturianu como son Lleón, Zamora, Salamanca y Miranda. La dixebra política d’estes Asturies de Santiyana (del Deva al Miera) respecto de les Asturies d’Uviéu y la so incorporación temprana a Castiella y poro, el mayor contactu con tierres non asturianofalantes en relación con otros territorios del diasistema asina como l’allugamientu xeográficu nel requexu más alloñáu dientro del dominiu llingüísticu asturlleonés, ficieron que la llingua asturiana nesta fastera más oriental pañara delles diferencies y rasgos peculiares frente a los otros dialectos del diasistema llingüísticu del asturianu.
El dialectu oriental del asturianu nun tien anguañu un usu mui espardíu nesta fastera yá que ye ún de los territorios del diasistema llingüísticu asturianu que sufrió históricamente una mayor castellanización. Ye por ello que dellos autores falen d’una llingua de transición ente l’asturianu y el castellanu sobremanera naquelles zones más pal este de la provincia cántabra (zona Pas- Miera) onde l’aspiración de la efe ta perdiéndose. La fala asturlleonesa en Cantabria ta cuasi desaniciada nos grandes centros urbanos a nun ser polos neofalantes, estudiosos de la llingua que trabayen por un alitar del idioma y polos inmigrantes de la Cantabria rural interior qu’inda caltienen la llingua. Nun hai datos fiables del númberu de falantes puros debío al fondu procesu de diglosia y desaniciu llingüísticu pero inda se pueden atopar falantes autóctonos nos valles interiores de La Llébana, Nansa, Saja, Besaya, Pas, Tudanca, Carmona, Soba o F.errerías. Una de les característiques definitories d’esti dialectu oriental del asturianu ye la efe aspirada. La pronunciación aspirada de la efe llatina estudiada por Lorenzo Rodriguez Castellano, ta documentada nel añu 1954 hasta’l ríu Miera na rexón de Trasmiera, algamando polo tanto cuasi toa Cantabria.
Anguañu esisten delles asociaciones y colectivos pa la recuperación de la llingua asturiana en Cantabria que lleven años entamando cursos en Santander y Torlavega faciendo por iguar un pequenu ámbitu social de normalización llingüística. Frutu d’esta bona xera ye la campaña pa la reconocencia pública de la llingua como Bien d’Interés Cultural y pa la toma de medides que garanticen la so protección, enseñu y usu efectivu a través d’una mención espresa nel Estatutu d’Autonomía de la Comunidá. Dende hai poco son los pequenos partíos políticos cantabriegos los que más trabayen pola reconocencia pública y pola normalización de la llingua asturiana en Cantabria y por ello proponen el nome de “cantabriegu” o “cántabru” pa referise al dialectu oriental del asturianu en llugar del tradicional nome de montañés, nome ésti que sigue siendo’l preferíu por bona parte de la sociedá. Llebaniegu, pasiegu o campurrianu son otros de los nomes daos pol pueblu pa referise a la llingua propia.
La llingua de la mitá occidental de Cantabria coincide nos rasgos principales cola del restu del dominiu llingüísticu del asturianu o bable y amás de los elementos dialecales propios de la variante oriental del asturianu hai que tener presente dellos rasgos d’influencia del castellanu nes fasteres más orientales y meridionales d´esta Comunidá asina como delles influencies del vascu na fastera transmerana más oriental del dominiu (chacurru, quima, arpicol). Ye por ello que la comunidá cántabra allúgase nuna encruzixada de trés llendes idiomátiques: la del asturianu, la del castellanu dende’l sur y la de les influencies más o menos directes del vascu dende l’este.
Manuel Alvar, nos sos estudios de dialectoloxía, comprobó la pervivencia d´abondos rasgos, como ye´l caltenimientu de la f- llatina mediante pronunciación aspirada, que pervivíen nos habitantes de los valles interiores de la provincia de Santander. Tamién los escritores costumistes como José María Pereda o Francisco Cubría dieron bona fe de la fala montañesa nos sos escritos lliterarios como exemplu vivu de la fala popular. §

¿Tienes algo que decir?

Envíanos tus opiniones, sobre temas relacionados con Asturias, a fusion@fusionasturias.com(máx.: 750 palabras)

 

Gonzalo Olmos Fernández-Corugedo

___________________

Siempre que se cumpla con la no poco restrictiva normativa de protección medioambiental y se ofrezcan las garantías suficientes, no parece razonable limitar la capacidad que puede demostrar Asturias para mantener un fuerte tejido industrial en lo que atañe a la generación eléctrica.

___________________

 

 

 

Comentarios


Costes (razonables) que hay que asumir

Por Gonzalo Olmos Fernández-Corugedo

En los últimos meses viene debatiéndose con especial intensidad sobre los diferentes proyectos de instalación de nuevas centrales de generación eléctrica, así como sobre las líneas de alta tensión destinadas a dar salida a la producción eléctrica en Asturias. Muchos proyectos están sobre la mesa en un mismo periodo de tiempo, lo que permite una viva discusión al respecto. En una breve enumeración que no pretende ser exhaustiva, cabe recordar las propuestas de centrales de ciclo combinado que se barajan, se tramitan o se construyen, para La Pereda (Mieres), Lada (Langreo), El Musel (Gijón) o Soto de Ribera (Ribera de Arriba), siendo éstas las que, a tenor de las sucesivas informaciones periodísticas aparecidas, más posibilidades tienen de convertirse en realidad a corto o medio plazo, cuando no está ya en marcha su construcción (caso de la emplazada en Soto de Ribera). Por otra parte, la planta regasificadora de El Musel guarda una indudable relación con aquéllas, puesto que las centrales de ciclo combinado se abastecerán de gas para la generación eléctrica, de modo que el menor coste de transporte ofrece una posición favorable para su efectiva implantación. Y, en estrecha relación, la tan traída y llevada tramitación de las líneas de alta tensión Soto-Penagos y Lada-Velilla también es de capital importancia por cuanto mediante éstas se pretende evacuar el mayor excedente de producción energética que se prevé en el futuro.
La cosa no sólo va en serio, como atestigua la presencia en los diferentes proyectos de las principales empresas eléctricas (Endesa, Iberdrola o HC Energía, por ejemplo), sino que se corresponde con un importantísimo hito en el desarrollo industrial asturiano. Asturias ya es una región en la que se genera más electricidad de la que se consume, como resultado principalmente de la actividad de las centrales térmicas y de nuestra histórica vinculación con la minería del carbón. Pero ahora nuestro parque de generación eléctrica muda parcialmente en sus fuentes, porque se sumarán las centrales de ciclo combinado y, aunque con una incidencia todavía menor, la energía eólica en el Occidente asturiano, sin olvidar el mantenimiento de la producción hidroeléctrica. Es decir, se subraya la relevancia de Asturias en el sector energético, con un cambio en la tecnología y fuentes principales utilizadas, pero profundizando en la característica histórica de la región como foco de generación.
Obviamente, un proceso de este calado no es del todo pacífico, lo que resulta inevitable, y algunos colectivos ciudadanos de diversa índole han mostrado sus reticencias por el peaje medioambiental que puede suponer esta tendencia. A esto se suman los importantes problemas que ha experimentado la prolongada tramitación de las líneas de alta tensión Soto-Penagos y Lada-Velilla, pronunciamientos judiciales incluidos. Cabría decir, que, de antemano, puede comprenderse que muchos vecinos no deseen que cerca de su casa se instale una central de ciclo combinado, la regasificadora, una subestación eléctrica o que pase por las inmediaciones una línea de alta tensión. Pero, siempre que se cumpla con la no poco restrictiva normativa de protección medioambiental y se ofrezcan las garantías suficientes, no parece razonable limitar la capacidad que puede demostrar Asturias para mantener un fuerte tejido industrial en lo que atañe a la generación eléctrica. No cabe aferrarse al erróneo planteamiento de que “se produzca donde se consuma” en clave incluso regional, porque supone una negación de la necesaria especialización en todos los ámbitos (también el territorial) y en su visión extrema conduce a la fracasada estrategia de la autarquía. Además, siendo la medioambiental una inquietud digna de ser considerada, aunque en el caso de los ciclos combinados la principal desventaja es que la fuente energética no es renovable (el gas), su eficiencia energética es mayor que la de las centrales térmicas y las emisiones contaminantes son menores. Mientras que las energías renovables no hayan crecido lo suficiente como para representar una porción mayoritaria de la producción energética –lo que llevará su tiempo-, no caben posturas maximalistas e inflexibles ante la oportunidad de desarrollo que se presenta con la implantación de las centrales de ciclo combinado.
En un momento en el que la suficiencia energética en Europa es una cuestión de primer orden y en el que es preciso incrementar la generación eléctrica –con el menor impacto medioambiental posible- por el aumento de población y el crecimiento económico, desaprovechar las ventajas comparativas de Asturias y dejar pasar este tren sería una temeridad. Con las razonables cautelas, es de esperar que en esta disyuntiva puedan confluir y armonizarse dos criterios que en Asturias hasta ahora hemos manejado razonablemente bien: la protección medioambiental (somos la región con más espacios protegidos sobre el total del territorio, y con normas suficientemente garantistas en muchos ámbitos, por ejemplo el urbanístico); y la potenciación de nuestro carácter de región puntera en el sector energético. §

Volver

 

 

 
   

No actual   Nos anteriores  I  Contacto  I  Quienes Somos  I  Aviso Legal  I  Política de privacidad  I  Suscríbete

I  © Diseño y alojamiento: Fusion10.net  I