Reportajes

NOVIEMBRE 2008

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la Casa del Agua de Bres se muestra la relación entre el agua y las diversas culturas mediante ingenios hidráulicos de todo el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“En Taramundi la transmisión artesanal es de padres a hijos”

 

Taramundi

En verde y dorado

As Veigas
Foto: Valvanera

Es el segundo concejo asturiano en lo que a masa forestal se refiere, lo que indica que no podemos pasar por Taramundi sin descubrir sus secretos vegetales. Un paseo cromático entre árboles que se tiñen de dorados, amarillos, rojos y naranjas.

Son muchas las especies que se dan cita en la comarca de Oscos-Eo, comenzando por el tejo, considerado un árbol sagrado por los pueblos prerromanos, y sin olvidarnos del acebo, que en esta época muestra sus característicos frutos rojos que asociamos con la Navidad. Podemos disfrutar de los árboles en un paseo por Taramundi, de modo que convertiremos nuestra estancia en una clase de botánica y senderismo. Ahora es buen momento para ello, puesto que el otoño ofrece una paleta de tonos cálidos que además anima a la fotografía, otro ingrediente a añadir a nuestro paseo. Así, entre hojas que se caen, pasos que crujen y el aire fresco de la estación podemos encaminarnos a conocer el fresno común, el abedul con su característica corteza blanca o el aliso, que prefiere crecer junto a los ríos. Si encontramos algún avellano o castaño, fijémonos en el suelo pues seguramente veremos sus frutos recién caídos. Todos son caducifolios, por lo que no debemos dejar la caminata para más adelante, puesto que sin sus hojas serán difícilmente reconocibles. Si seguimos la Ruta del Agua nos adentraremos en un bosque autóctono poblado de castaños y alisos, y más adelante -en el camino de Esquíos a Veigas- en una extensa masa de abedules, castaños y robles que ya han dejado caer sus bellotas. Para otra excursión entre robledales, debemos elegir la Ruta de los Molinos donde caminaremos por prados y pequeños bosques de robles y arándanos, fruto silvestre rico en antioxidantes. (...)


Artículo completo en la edición de papel.

Recorrido único

Museo de los Molinos de Mazonovo
Foto: Valvanera

El concejo de Taramundi alberga hasta seis museos que reúnen objetos tradicionales y maquinaria antigua. Desde ingeniosos mecanismos para sacar agua de un pozo, hasta todos los modelos de cuchillos y navajas elaborados en la zona.

Puesto que los museos están repartidos a lo largo de otros tantos pueblos, su visita se convierte además en un paseo enriquecedor por el concejo. Si partimos del propio Taramundi, podemos pararnos en el Museo del Telar para conocer el proceso completo de la elaboración de una prenda que abarca desde la recolección, el hilado, el teñido hasta, por último, ver en directo cómo se teje. Aunque lo más característico es la cuchillería doméstica, que aquí se elabora desde hace siglos. A un kilómetro de Taramundi, el Museo de la Cuchillería Tradicional muestra al visitante la historia de este arte, los materiales empleados en el proceso de elaboración, una exposición de navajas, cuchillos y tijeras realizados en la zona. También se puede ver en vivo el forjado y la elaboración de un cuchillo.
Si tomamos dirección Bres, nos toparemos con la Casa del Agua de Bres, donde se aprecia en un cuidado espacio la relación entre el agua y las diferentes culturas. A través de ingenios hidráulicos de todo el mundo veremos sistemas que permiten extraer agua, conducirla, almacenarla y emplearla. (...)


Artículo completo en la edición de papel.

Manuel Lombardía

Artesanía en el filo


Foto: Valvanera

M. Lombardía es la firma que este artesano pone en la hoja de sus navajas. Una marca de calidad y buen hacer, que ha ayudado a que no se pierda en Taramundi este oficio tradicional que tiene un poco de herrero, de ebanista y de artesano.

-¿Cuándo y cómo comenzó a elaborar navajas?
-Me enseñó mi padre cuando tenía quince años. Empecé ayudándole en su taller y aprendí el oficio, en el que ya llevo cincuenta años. En Taramundi, en el 99% de los casos la transmisión artesanal es de padres a hijos.

-Cuando aprendió, ¿había mucha gente que trabajaba las navajas?
-Sí, sí. Había mucha, sobre ochenta talleres. Cada casa tenía su tallerín delante. Normalmente se compartía la labranza y dos o tres vacas, con el oficio de ferreiro. Y la gente no sólo hacía navajas y cuchillos, también garcillas, cazos, sartenes... Se hacían para vender y subsistir porque la labranza aquí no te llegaba para vivir.

-¿Por qué en Taramundi fructificó esta artesanía?
-Porque había minas de hierro, como atestiguan documentos de 1600 y más recientes. Se fundía el hierro y se hacían los aperos de labranza y las herramientas que se empleaban. El resto se vendía a otras zonas de Asturias, a Galicia, Castilla y León. Se hacían hoces, navajas grandes -un modelo que ya no se hace- que se vendían al Bierzo para vendimiar, para injertar, para podar. La navaja de Taramundi era una herramienta del campo. (...)


Artículo completo en la edición de papel.

 

 

 
   

No actual   Nos anteriores  I  Contacto  I  Quienes Somos  I  Aviso Legal  I  Política de privacidad  I  Suscríbete

I  © Diseño y alojamiento: Fusion10.net  I